La Nosa Costra

Ahora que me he escapado, no se dónde ir…

Archivos por Etiqueta: madrid

Lunes

Bajaba camino de la estación de cercanías de Sol hace un par de lunes renegando del madrugón, con todas mis esperanzas puestas en el café con leche que me esperaba al llegar a la oficina. 

Reiterar indefinidamente una ruta apaga las formas repetidas una y otra vez, pero destaca increiblemente cualquier pequeño cambio. Más aún si la novedad brilla como una moneda sin usar.

El aspecto de cualquier otro lunes a la misma hora durante el último par de años vendría a ser el de la foto de la derecha.

No era un lugar especialmente cómodo, pero estaba resguardado, cerca del trabajo y,  para una persona sin piernas, resultaba incluso espacioso.

Unos metros más abajo encontré, deambulando por la Puerta del Sol,  al ya ex-inquilino del Burger King:

Estaba a bastante distancia, y no podría afirmarlo, pero juraría  que no estaba contento…

Claro, era lunes.

P.S.:  Si no se ha hartado de la hospitalidad madrileña, le podréis encontrar casi a diario en la Puerta del Sol.  Cuando haga sonar su taza con un poso de calderilla, recordad que el alquiler ha subido mucho últimamente.

Anuncios

¿Por qué hago fotos?

¿Por qué hace años que no salgo de casa sin la cámara? ¿Por qué la ligera ansiedad que me produce  la idea de quedarme sin batería lejos de casa?
Hace unos días recorría una de la calles que frecuento en Lavapiés y me ocurrió ese fenómeno por el que te llega una sensación de extrañeza intensa antes de saber el motivo que la provoca. El motivo era una nueva caries en la trama urbana que crece a los lados de la calle Embajadores:
Me sorprende que el derribo me doliese como algo personal. Vale que  hacía pocas semanas, me había atrevido a retratar a unos graffiteros que, con nocturnidad, la usaban como lienzo. O que cada vez que pasaba por allí estuviera tentado a asomarme a ver que ocurre dentro de una asociación de okupas feministas … Pero tiene que haber algo más. El consuelo que me ofrece el recordar que tengo unas cuantas fotos de esa casa,  ¿de dónde viene?
Y aquí es donde se me ocurre la mejor respuesta que me he dado hasta ahora a la pregunta del título.
Hago fotos por si ocurre esto, por si deja de existir lo que es, por si un día deja de vivir lo que está vivo, para tener la ilusión (en las dos primeras acepciones de la RAE) de que no ha ocurrido lo que ha ocurrido
Es un empeño triste en el sentido que lo puede ser el  guarda de un cementerio
Es un empeño ¿perverso? en el sentido que lo puede ser un taxidermista
Pero sobre todo es un empeño inútil. Ni mi disco duro ni yo somos eternos. ¿Quien cuidará entonces de lo que ya no es?… Quizá Google Maps:
¿Quién sabe? A lo mejor ahí está la magia de la fotografía, en que, mientras se puedan volver a ver, las cosas existen.
P.S.:  Mientras escribía esto sonaba esto y esto